SECUELAS E INCAPACIDAD

Cabe entender por secuelas, aquellas dolencias o marcas que subsisten tras alcanzar la víctima del accidente de tráfico o una neglicencia médica. Pueden ir desde lo que se conoce como el síndrome del latigazo cervical, hasta limitaciones en la rotación de un hombro, pérdida de fuerza en una mano, dolores de cabeza, estrés postraumático, o pérdida de audición por ejemplo. Estas secuelas son valoradas y reclamadas junto con los días de sanidad del lesionado, y para su cálculo se utiliza el llamado baremo de tráfico.

Además, es posible que esas mismas secuelas deriven en una incapacidad laboral en cualquiera de sus grados. En este sentido, y a los efectos de reclamación en asuntos de circulación existen tres tipos de incapacidad: la permanente (para todo tipo de trabajos), la total (para el trabajo habitual del lesionado) o la parcial (que si bien no impide el normal desarrollo del trabajo habitual del lesionado, sí que lo dificulta).

Así pues, de existir algún grado de incapacidad provocado por las lesiones sufridas en el accidente de tráfico, en el baremo publicado anualmente por el ministerio de hacienda se actualizan cada año las cantidades máximas y mínimas que se pueden percibir por dicha incapacidad.

Si necesita negociarlas o reclamarlas al alza no dude en acercarse por nuestro despacho. Confíe en nosotros, no le defraudaremos.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE