OBSTACULIZAR LA VÍA O NO RESTABLECER LA SEGURIDAD DE LA MISMA

Según el artículo 385 del Código Penal, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o a las multas de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad de diez a cuarenta días, el que origine un grave riesgo para la circulación de alguna de las siguientes formas:

  1. Colocando en la vía obstáculos imprevisibles, derramando sustancias deslizantes o inflamables o mutando, sustrayendo o anulando la señalización o por cualquier otro medio.
  2. No restableciendo la seguridad de la vía, cuando haya obligación de hacerlo].

¿Qué tipo de delito recoge entonces el artículo anterior? Un delito de peligro abstracto, que requiere que el sujeto activo cree un grave riesgo para la circulación idóneo para la puesta en peligro de la vida o la integridad de las personas implicadas en la circulación.

¿Tiene dicho delito alguna peculiaridad? Sí. La peculiaridad radica en que cualquiera puede ser sujeto activo y no sólo el conductor del vehículo.

Y por último, ¿cómo se describe la conducta típica? Alternativamente. Por una parte, como una acción de alteración positiva de la seguridad del tráfico y, por otra, como una omisión del deber de restablecer la seguridad alterada. Este segundo supuesto se trata de un caso de omisión de quien se encuentra en posición de garantía y resultado de peligro.
El baremo de daños y perjuicios es el sistema para el cálculo de la indemnización, mediante la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en los accidentes de tráfico. Las indemnizaciones pueden ser por varias causas, que vemos a continuación.

  • Indemnizaciones por incapacidad temporal: se calculan con base en el tiempo necesario para la curación total, sin perjuicio de que el trabajador se reincorpore antes.
  • Indemnizaciones por lesiones permanentes e incapacidad permanente: en función de la gravedad de las secuelas (dolores, mareos, amputación de un miembro, perdida de un órgano, etc.) y la edad de la víctima, el perito forense especializado en valoración del daño corporal deberá establecer los puntos correspondientes, que después se valorarán en una cuantía económica.
  • Indemnizaciones por muerte: los beneficiarios pueden ser los hijos, el cónyuge, los padres, hermanos, abuelos, dependiendo de las circunstancias y grado de afinidad familiar con el fallecido.

En cualquier caso, existen factores de corrección de las indemnizaciones en función de las circunstancias de la víctima o sus familiares. El baremo de 2015 será publicado próximamente, por lo que los accidentes producidos previamente se valorarán conforme al baremo del año anterior, salvo los que provoquen lesiones cuya recuperación se alargue durante este año.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE