LA NEGLIGENCIA DEL LESIONADO

En el caso de que se produzca un accidente de tráfico, y el lesionado vea agravadas su lesiones, por ejemplo, por no llevar el cinturón de seguridad ¿hasta qué punto dichas lesiones deben ser indemnizadas por la compañía de seguros? Ante tal circunstancia, podríamos alegar que si bien la culpa fue claramente del otro conductor, el hecho cierto es que la negligencia de la propia víctima fue la que propició o al menos agravó el daño personal. Lo mismo cabría decir respecto de aquellos motoristas que sufren lesiones en la cabeza como consecuencia de no llevar puesto el casco.

En este tipo de supuestos, pese a que los criterios a seguir varían en función del juzgado de Sevilla donde se celebre el juicio, lo habitual es que aquellas lesiones respecto a las cuales pueda acreditarse que no se hubieran producido de no haber sido por el comportamiento negligente del que las sufre no se indemnizan. Asimismo, en los casos que no quede claro si dichas lesiones hubieran tenido lugar o no de haber mantenido el lesionado un comportamiento adecuado, o cuando menos hubieran revestido menor gravedad, se practicará una reducción porcentual con respecto a la indemnización que por baremo corresponda.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE